El descubrimiento de una tradición

Fue en Paris, paseando por el Marché aux Puces, donde el editor Juan José Izquierdo encontró un ejemplar de El Entierro del Conde de Orgaz, ilustrado por Pablo Picasso: fue así como descubrió el vínculo perfecto entre dos de sus mayores pasiones, el arte y la literatura. Allí nació una vocación, el anhelo por crear libros bien hechos y delicadamente ilustrados.

LIBER EDICIONES, desde sus inicios, quiso unirse a la vieja tradición del libro ilustrado revitalizando el libro como campo de experimentación, emulando una faceta del arte con una larga tradición histórica. Al igual que los editores franceses de principios del siglo XIX incorporaron a sus libros las vanguardias artísticas a través de Picasso, Delacroix, Braque, Rouault o Cocteau, la editorial quiso abrir sus obras a los artistas contemporáneos para que, a través de procesos tradicionales, plasmen su creatividad realzando los grandes clásicos de la literatura o acompañando textos inéditos escritos para sus ediciones.